Laberinto / labyrinth

Un laberinto es un recorrido dibujado que puede ser multicursal o unicursal. El laberinto que nos traemos entre manos es unicursal, es decir, que presenta un único recorrido que sirve para entrar y salir, no nos podemos perder.

El laberinto tiene su origen en el paleolítico, se encontró uno tallado en un cuerno de mamut.

Caminar por el laberinto nos representa un trabajo a nivel físico, energético y espiritual. Nos aporta beneficios ya que el dibujo crea su propio campo magnético.

Dice Chistine Coveney: “Caminar por el laberinto nos permite caminar dentro de nuestro espacio en el caos, nos da el tiempo de reorganizar nuestra energía de manera que nos sea útil, dejamos los “altos y bajos”. Es una metáfora del viaje al centro de nuestro ser más profundo y volver al mundo con un entendimiento más amplio de lo que somos.” El camino del laberinto

 

 

Laberint

Un laberint és un recorregut dibuixat que pot ser multicursal o unicursal. El laberint que portem entre mans és unicursal, és a dir, que presenta un únic recorregut que serveix per entrar i sortir, no ens podem perdre.

El laberint té el seu origen en el paleolític, es va trovar un tallat a una banya de mamut.

Caminar per un aberit ens representa un treball a nivell físic, energètic i espiriual. Esn aporta beneficis ja que el dibuix crea el seu camp magnètic.

Diu Chistine Coveney: “Caminar pel laberint ens permet caminar dins del nostre espai en el caos, ens dona el temps de re-organitzar la nostra energia de manera que ens sigui útil, deixem els “alts i baixos”. És una metàfora pel viatge al centre del nostre ser més profund i tornar al món amb un enteniment més ampli de qui som.” El camí del laberint

 

El laberinto es un proyecto en proceso de creación, un encargo que he tenido la gran suerte de recibir. Un gran regalo de la mano de un buen amigo.

Me dispongo a ir plasmando, a través de textos, dibujos e imágenes, el recorrido de lo que es la creación y construcción del laberinto.

 

El laberint és un projecte en procés de creació, un encàrrec que he tingut la gran sort de rebre. Un gran regal de la mà d’un bon amic.

Em disposo a anar mostrant, a través de textos, dibuixos i imatges, el recorregut del que és la creació i construcció del laberint.

 

3 de diciembre de 2017

Domingo 3 de diciembre, el día que empezamos a materializar el laberinto. Una fría y ventosa mañana de diciembre, estamos en el Empordà! Nos reunimos en Camallera, lugar de ubicación del laberinto.

Una vez todos en casa, pusimos en común impresiones e informaciones que cada un@ traía para compartir. Yo había traído algunos dibujos para empezar que, al pasarlos a la realidad se transformarían un poquito para que así fuera más funcional en el futuro. Añadimos un espacio circular en el centro.

Después de las charlas y los tés fuimos al espacio al aire libre para empezar!

Lo primero, hacer un pequeño ritual de inicio, en círculo, con tod@s los participantes en este día tan especial. Un círculo para anclar las bellas intenciones que proyectamos en el laberinto.

El día fue avanzando y, al atardecer, el laberinto ya estaba marcado con piedras en la Tierra.

Una vez dibujado, con la percusión, a ritmo del latido del corazón de la Tierra, nos iniciamos en caminar por primera vez el precioso laberinto creado.

Hacia dentro, centro, con abrazo en círculo incluido y hacia fuera de vuelta.

Ese día era Súper Luna Llena en géminis, día que, emprendimos un viaje, cada uno el suyo y a la vez compartido, hacia un proceso de cambio, de transmutación.

Creo que a veces no somos conscientes del viaje que estamos a punto de emprender, de la profundidad que puede alcanzar. Pero una vez iniciado, ya no hay marcha atrás y, como sientes que el proceso es para bien, para sanar, la fuerza se apodera de ti.

A partir de ese día, cada lunes, me desplazo hasta Camallera para seguir con la construcción del laberinto. Suelo pasar una 5 o 6 horas. Y os aseguro que me energetiza para el resto de la semana y para continuar en el proceso de ir hacia dentro.

 

Laberinto a la luz de la Luna Llena. 3 de diciembre de 2017, Camallera.

4 de diciembre de 2017

Primera sesión: proceso de excavación de la línea que define el laberinto.

Ahora, mi misión consiste en marcar una zanja, de 30 cm de ancho aproximadamente. Es la línea que dibuja el laberinto en la tierra. Un dibujo de unos 15 metros de diámetro en total. Con un pasillo practicable de 60 cm. Se ha tenido en cuenta el que pueda ser transitado con silla de ruedas.

Las piedras re-siguen el camino abierto y marcado en la tierra. Ahora iniciamos el viaje de descenso, nos adentramos en el laberinto, descubriendo su forma. Tatuándolo sobre la tierra, o, quien sabe, quizás re-descubriéndolo!

Para dibujar un laberinto como este lo primero que hacemos es hacer el dibujo semilla.

Aquí os muestro los pasos.

(fuente: Revist Nro)