Me permito conectar con mi poder femenino a través de la danza. 

Viajo hacia mi centro y me descubro de mil formas, todas presentes en mi.

La danza habitada, 2017

Fotografía digital en color.

100 cm x 100 cm

 

 

La danza habitada, gestando un estar.

La danza habitada es un viaje hacia el interior de una misma para conectar con el propio cuerpo y así descubrir posibilidades todavía insospechadas.

La danza habitada para una toma de conciencia de mi propia energía a distintos niveles: la conciencia en mi energía y su cuidado, la conciencia en mis relaciones, la conciencia de Ser.

La danza habitada es abrirse al cuerpo, tomar mi eje y dar al mundo y a mi misma con el corazón abierto. También para saber lo que quiero y lo que no quiero.

La danza habitada para enraizarme en la tierra y volar por el cielo, libre y ser el cambio que deseo en este mundo.

La danza habitada para ritualizar mis intenciones y mi sentir.

Para agradecer a la vida y a las personas que me rodean.

La fotografía como espejo para un trabajo más personal a través del autorretrato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies