La danza habitada: gestando un Estar

 

La danza habitada es un viaje hacia el interior de una misma para conectar con el propio cuerpo y así descubrir posibilidades todavía insospechadas.

La danza habitada para una toma de conciencia de mi propia energía distintos niveles: la conciencia en mi propia energía y su cuidado, la conciencia en mis relaciones, la conciencia de Ser.

La danza habitada es abrirse al cuerpo, tomar mi eje y dar al mundo y a mi misma con el corazón abierto. También para saber lo que quiero y lo que no quiero.

La danza habitada para enraizarme en la tierra y volar por el cielo, libre y ser el cambio que deseo en este mundo.

La danza habitada para ritualizar mis intenciones y mi sentir. Para agradecer a la vida y a las personas que me rodean.

La danza africana para celebrar la vida en tribu, para compartir.

La fotografía como espejo para un trabajo más personal a través del autorretrato.

La fotografía para otras personas ofreciendo mi mirada presente y creativa y así mostrarles su belleza y la inspiración que son.

En constante formación y aprendizaje me voy nutriendo de herramientas para Ser y compartirme cada día un poquito mejor.

Actualmente estoy cursando el segundo año de Método Afroyin. Gracias de corazón, está resultado un viaje increible.

También estoy descubriendo el Movimiento Auténtico. Gracias, me siento abierta para escucharme.

Y como empecé a habitar mi cuerpo con conciencia? Este ha sido un largo e interesante camino a partir de distintos trabajos.

Trabajos corporales entre los que destaco la conciencia corporal a través de la danza y la percusión corporal con una gran maestra y artista Lu Arroyo. Gracias por tanto!

Pero también con el auto cuidado y atención con y a través del ciclo menstrual muy en profundidad con el Viaje de la Mujer Cíclica de la mano de grandes maestras, des de las tutoras hasta las compañeras de viaje.

El profundo viaje que supone la maternidad: el embarazo, el parto, la crianza,… sigo en ello.

De todo esto se alimenta mi parte creativa.

danzahabitada@annabordonada.com

Cuidados que te ofrezco

 

La danza habitada también es cuidado del propio cuerpo. Yo te ofrezco dos cualidades que disfruto haciendo y compartiendo a quien sienta la llamada: hungüento terapéutico que lleva por nombre Serpiente Espiral y el trabajo de bendición y sanación de útero que le puse un título “Habitando mi útero“.

Sobre la serpiente y su potente simbología.

El poder de la medicina de la serpiente es el poder de la creación, de la sexualidad, la alquímia. Su energía, la del fuego.

El fuego que transforma, que transmuta, como la serpiente que cambia de piel.

La espiral, el cosmos en movimiento. 

Aquí os dejo un enlace de un texto titulado LA TRADICIÓN DE LA MUJER SABIA ES UNA ESPIRAL de la página Mujer Cíclica. Muy inspirador, gracias.

Aquí bajo tienes los enlaces para saber más. Que los disfrutes.