4 de diciembre de 2017

Primera sesión: proceso de excavación de la línea que define el laberinto.

Ahora, mi misión consiste en marcar una zanja, de 30 cm de ancho aproximadamente. Es la línea que dibuja el laberinto en la tierra. Un dibujo de unos 15 metros de diámetro en total. Con un pasillo practicable de 60 cm. Se ha tenido en cuenta el que pueda ser transitado con silla de ruedas.

Las piedras re-siguen el camino abierto y marcado en la tierra. Ahora iniciamos el viaje de descenso, nos adentramos en el laberinto, descubriendo su forma. Tatuándolo sobre la tierra, o, quien sabe, quizás re-descubriéndolo!

Para dibujar un laberinto como este lo primero que hacemos es hacer el dibujo semilla.

Aquí os muestro los pasos.

(fuente: Revist Nro)