26 de marzo de 2018

A medida que va avanzando la construcción, el laberinto va teniendo una presencia más potente. Esta presencia la percibimos sobretodo cuando lo caminamos, cuando estamos por dentro siguiendo el camino. Las paredes contienen y sostienen una energía que se hace notar.

Yo os puedo asegurar que cada día de trabajo aquí me recarga energéticamente.

Hoy he tenido la compañía de una perra, ella es Perla y vive en este precioso lugar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies