19 de marzo de 2018

Hoy ha venido al laberinto una visita especial, la Christine de El camí del laberint des de Girona. Con ella marcamos el dibujo y hoy ha venido a construir junto a mi un trocito de camino.

Me dijo una cosa muy cierta: “como encajan las piedras entre ellas”. Y es cierto, cuando vas haciendo el trabajo de ponerlas unas junto a las otras, encima debajo, en los agujeros y rincones te das cuenta que encajan, que se acoplan fácil para formar un pequeño muro.

Con su visita me regaló una foto de mi trabajando en el laberinto, gracias!

Y seguimos adelante con su construcción ya a las puertas del equinoccio de primavera.

Ahora mismo el día y la noche duran lo mismo. Tenemos las mismas horas de luz y de oscuridad pero de viaje hacia más horas de luz. El ciclo en constante cambio.

 

El pequeño rincón del mar va acumulando piedras azuladas y además añadimos conchas preciosas que distintas personas han regalado a este laberinto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies